miércoles, 26 de agosto de 2015



NO TENGO NADA QUE DECLARAR

         Estoy totalmente de acuerdo con X. Couto y A. Lamapereira en que cuando hablamos de actividad teatral aplicada a la escuela, estamos a referirnos a tres campos de trabajo intimamente relacionados. Nos referimos a la Expresión Dramática, al Teatro Escolar y a la utilización de ambos los dos como medio didáctico.
            La Expresión Dramática es un área educativa que procura un pleno desenvolvimiento de las competencias creativas, comunicativas y expresivas del individuo.
            El Teatro Escolar es un hecho cultural, artístico y lúdico, que poco a poco va ocupando el lugar que le corresponde, dentro de las mal llamadas “actividades extraescolares”.
            Por último, tanto la Expresión Dramática como el Teatro Escolar, pueden y deben ser utilizados como un medio didáctico con enormes potencialidades en la renovación y puesta al día de las didácticas específicas de cada área curricular. El aprendizaje de conceptos lingüísticos o matemáticos, el análisis de obras literatias, el aprendizaje de lenguas extranjeras, la comprensión y vivenciación de hechos naturales o históricos, pueden relacionarse a través de pequeñas escenificaciones y otras actividades de marcado caracter expresivo y dramático.
            Dicho esto ya no tiene sentido ninguno seguir justificando mi participación en el proyecto “LA HISTORIA ES PURO TEATRO”
   
Dibujo de Davila
        
¿Por qué la “historia”?... Por capricho, por venganza... por facilitar el acercaminto del alumnado a esa disciplina tan apasionante llamada Historia. Esa a la que siempre miramos de reojo y con miedo porque nos la trasmitían señores serios que no se dignaban a bajar de su pedestal para hacerse entender. A los de mi generación nos hurtaron el divertimiento que destilan la mayoría de los acontecimientos históricos; nos ocultaron verdades como puños porque entraban en el terreno del chismorreo, y que, sin embargo, son imprescindibles para entender como llegamos hasta aquí. Por lo que conocer los aconticimientos de determinadas instituciones y personajes ayuda a no sorprenderse tanto por los episodios máis recientes (Estas no son palabras mías, sino de Nieves Concostrina)

            Por eso, unir historia y teatro, no tiene otra intención que la de divertir a mis alumnos, con la sana y única intención de que disfruten de la enseñanza y del aprendizaje, y sean felices en la escuela.


NON TEÑO NADA QUE DECLARAR

Estou totalmente de acordo con Xoán Couto e A. Lamapereira en que cando falamos de actividade teatral aplicada á escola, estamos a referirnos a tres campos de traballo intimamente relacionados. Referímonos á Expresión Dramática, ó Teatro Escolar e á utilización de ámbolos dous como medio didáctico.
A Expresión Dramática é unha área educativa que procura un pleno desenvolvemento das competencias creativas, comunicativas e expresivas do individuo.
O Teatro Escolar é un feito cultural, artístico e lúdico, que pouco a pouco vai ocupando o lugar que lle corresponde, dentro das mal chamadas “actividades extraescolares”.
Debuxo de Castelao
Por último, tanto a Expresión Dramática como o Teatro Escolar, poden e deben ser utilizados como un medio didáctico con enormes potencialidades na renovación e posta ao día das didácticas específicas de cada área curricular. A aprendizaxe de conceptos lingüísticos ou matemáticos, a análise de obras literarias, a aprendizaxe de linguas estranxeiras, a comprensión e vivenciación de feitos naturais ou históricos, poden relacionarse a través de pequenas escenificacións e outras actividades de marcado carácter expresivo e dramático.
Dito isto xa non ten ningún sentido seguir xustificando a miña participación no proxecto “LA HISTORIA ES PURO TEATRO”
Por que a “historia”?... Por capricho, por venganza... por facilitar o achegamento do alumnado a esa materia tan apasionante chamada Historia. Esa á que sempre miramos de reollo e con medo porque nola trasmitían señores seiros que non se dignaban a baixar da súa tarima para facerse entender. Aos da miña xeración roubaronnos o divertimento que destilan a maioría dos acontecementos históricos; ocultaronnos verdades como percebes galegos (como puños) porque entraban no terreo das faladurías, e que, sin embargo, son imprescindibles para entender como chegamos ata aquí. Polo que coñecer os antecedentes de determinadas institucións e personaxes axuda a non sorprenderse tanto polos episodios máis recentes. (Estas non son palabras miñas, senon de Nieves Concostrina)
Por iso, unir hisotria e teatro, non ten outra intención que a de divertir aos meus alumnos, coa sana e única intención de que disfruten da ensinanza e da aprendizaxe, e sexan felices na escola.


JOSÉ ANTONIO FRAGA  (@o_fragha)

PD: “Espero que Roberto Vidal Bolaño non se enfade polos “pecados” que poidamos cometer”



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada